Vencer la mentalidad de «nosotros contra ellos»

Dic 18, 2021
admin

Normalmente no se conectaría la mentalidad de los miembros de pandillas y los soldados, pero este es exactamente el punto de un proyecto dirigido por Eric Pérez, un estudiante de estudios chicanos / latinos y sociología de quinto año en UCI. Al crecer en Santa Ana, había estado rodeado de la cultura de pandillas, y mientras servía en Irak a principios de la década de 2000, Pérez notó en sus compañeros de infantería de marina una lealtad intensa similar a una causa y a sus «hermanos de armas».»

Luego perdió a un amigo cercano en la batalla y, algunos años más tarde, a otro amigo en la violencia de pandillas. Pérez reconoció los mismos sentimientos de odio que hierven en su interior por «el otro», ya sea un combatiente enemigo o un miembro de una pandilla rival. Con el tiempo, a través de la terapia, fue capaz de superar estas emociones. Después de dejar el servicio, se matriculó en Norco College en 2013 y más tarde se trasladó a UCI.

Durante una clase de preparación de veteranos para el éxito académico, Dijo Shokair, director del Programa de Oportunidades de Investigación de Pregrado del campus, inspiró a Pérez a idear un proyecto de UROP que examinaba los paralelos entre las pandillas y el ejército. Inició una clase de seis estudiantes dos veces por semana en Orange Grove High School, una escuela de continuación en Corona para adolescentes en riesgo que a menudo han estado involucrados en pandillas, sobre los vicios de la mentalidad de «nosotros contra ellos» engendrada por las pandillas y los militares, dos caminos comunes para los estudiantes de continuación.

A través de actividades, discusiones, afirmaciones positivas e incluso actos simples como dar notas de agradecimiento a los educadores, Pérez enseña a los jóvenes, que están allí por recomendación de los consejeros escolares, a valorarse y respetarse a sí mismos y a los demás. «Quiero que sepan que hay experiencias de vida por las que no tienes que pasar», dice. «¿Cómo tomas lo que crees que sabes sobre ‘el otro’ y lo superas, creces a partir de él?»

Puede ser un reto. «En el combate moderno, no hay uniforme; solo está la persona a tu lado», dice Pérez. «Así que la pérdida potencial de esa persona es lo que alimenta la mentalidad de Estados Unidos contra ellos. Pero esa mentalidad nubla su juicio. Si realmente no estoy mirando toda la situación y dando un paso atrás, separándome de ella, podría ser consumido por ella. Me distraería el odio. No se permite que se manifieste el dolor por perder a alguien; no se permite que las heridas sanen.»

Con estos niños, especialmente aquellos que crecieron en hogares con conexiones militares o de pandillas, Pérez tiene que encontrar maneras de derribar los muros que esas mentalidades crearon.

Por ejemplo, cuando pidió a los estudiantes que escribieran notas de agradecimiento a sus maestros, se encontró con resistencia, porque sentían que eran ellos contra los educadores. No se veían a sí mismos en sus maestros, dice Pérez, por lo que no se les ocurrió que lo que sus maestros hacían tenía valor.

» Les pregunté qué querían ver un cambio, y dijeron que querían ser respetados, así que les mostré que respetar a alguien que se esforzaba por proporcionar conocimiento para que pudieran crecer es algo muy respetable», dice. «El trabajo de los estudiantes es ver lo que están haciendo y corresponder.»

El objetivo de Pérez es enseñar a los adolescentes a valorarse a sí mismos como seres humanos, a pesar de sus circunstancias. «Cuando sales de la nada, es raro tener una influencia positiva», señala. «Por lo tanto, solo queremos que este programa sea una luz que los guíe en un camino que les dé la oportunidad de convertirse en algo diferente.»

En un simposio de la UROP en mayo, Pérez presentará sus hallazgos, basados en la clase, sobre técnicas para eludir las mentalidades destructivas promovidas por las pandillas y los militares. Espera expandir el proyecto a otras escuelas y, después de graduarse, continuar retribuyendo a su comunidad a través de programas para jóvenes subrepresentados.

» Somos los creadores de nuestro universo», dice Pérez. «Ahí es donde reside el poder: saber que hay algo que puedes hacer para cambiar tu realidad.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.