Urapidilo

Dic 30, 2021
admin

Resumen

El urapidilo es un antagonista postsináptico periférico de los receptores adrenérgicos α1 con acción agonista central en los receptores de serotonina 5-HT1a. Reduce la presión arterial al disminuir la resistencia vascular periférica.

El urapidilo oral disminuye la presión arterial en pacientes con hipertensión esencial de leve a moderada y factores de riesgo asociados, como hiperlipidemia o diabetes mellitus tipo 2 (no insulino-dependiente), sin efecto sobre la frecuencia cardíaca. La eficacia antihipertensiva de urapidilo es similar a la de la mayoría de los comparadores en pacientes con hipertensión esencial o secundaria de leve a moderada y sin factores de riesgo concomitantes. Sin embargo, la eficacia antihipertensiva de urapidilo fue menor que la de hidroclorotiazida en un ensayo bien diseñado. Los niveles de lípidos y el metabolismo de la glucosa no se ven afectados de forma adversa y pueden mejorar con urapidilo en pacientes con anomalías de lípidos o glucosa.

Urapidilo puede combinarse de forma segura con otros agentes antihipertensivos como hidroclorotiazida y nifedipino y mejora el control de la presión arterial en pacientes que no han respondido previamente a la monoterapia.

El urapidilo intravenoso reduce la presión arterial en pacientes con preeclampsia o hipertensión en el embarazo y en pacientes con crisis hipertensivas o hipertensión perioperatoria o postoperatoria. La disminución de la presión arterial es similar a la observada después de la nifedipina, el enalaprilato, el nitroprusiato sódico y la dihidralazina, mayor que la de la ketanserina según 1 estudio más grande y mayor que la de la nitroglicerina sublingual en 1 ensayo en pacientes con crisis hipertensivas no quirúrgicas y edema pulmonar. Sin embargo, más pacientes respondieron al tratamiento con urapidilo que con enalaprilato o nifedipino. Es menos probable que el urapidilo altere la frecuencia cardíaca que con algunos medicamentos comparadores.

Urapidilo parece ser bien tolerado, siendo la mayoría de los acontecimientos adversos leves y transitorios. La incidencia de acontecimientos adversos con urapidilo es similar a la de prazosina, metoprolol, atenolol, nitroprusiato sódico e hidroclorotiazida y menor que la de nifedipino y clonidina. El urapidilo puede no ser tan bien tolerado como el captopril y, en 1 estudio, más receptores de urapidilo que de nitrendipino interrumpieron el tratamiento debido a acontecimientos adversos.

Conclusiones. El urapidilo reduce la presión arterial sin alterar la frecuencia cardíaca. La formulación oral es una opción eficaz en pacientes con hipertensión y dislipidemia concomitante o diabetes mellitus tipo 2, en los que el medicamento no afecta negativamente y puede mejorar los perfiles lipídicos y el metabolismo de la glucosa. La formulación intravenosa es eficaz para controlar diversas crisis hipertensivas y la hipertensión asociada con el embarazo o la cirugía y es similar o mejor que otros agentes de primera línea utilizados en estas condiciones. Por lo tanto, el urapidilo puede ser una alternativa útil a los agentes antihipertensivos actualmente disponibles.

Descripción general de las propiedades farmacodinámicas

El urapidilo disminuye la resistencia vascular periférica y, por lo tanto, disminuye la presión arterial, sin efectos significativos sobre la frecuencia cardíaca. Estos efectos fueron similares a los observados después de clonidina, dinitrato de isosorbida, nitroprusiato sódico y ketanserina.

El urapidilo intravenoso redujo la precarga (presión de cuña capilar pulmonar y presión arterial pulmonar) y la postcarga (resistencia vascular sistémica) en pacientes con hipertensión perioperatoria o postoperatoria, mejorando así el índice cardíaco y el gasto cardíaco. Los efectos hemodinámicos fueron similares a los del nitroprusiato de sodio y el dinitrato de isosorbida, pero posiblemente mayores que los de la ketanserina. Sin embargo, la frecuencia cardíaca tendió a aumentar de manera más consistente después del nitroprusiato de sodio y la ketanserina que después del urapidilo.

Urapidilo no tiene un efecto perjudicial sobre los perfiles lipídicos o el metabolismo de la glucosa y puede influir favorablemente en estos parámetros en pacientes con dislipidemia o diabetes mellitus tipo 2 (no insulino-dependiente).

Urapidilo disminuye la resistencia vascular renal total, por lo que aumenta la perfusión renal en pacientes con hipertensión leve y función renal normal. Esto no se observó en pacientes con hipertensión de moderada a grave y función renal normal ni en pacientes con insuficiencia renal. Sin embargo, urapidilo no se asoció con un mayor deterioro de la función renal en pacientes hipertensos con insuficiencia renal existente. En 1 ensayo, la preservación de la perfusión renal fue mejor después de la ketanserina que el urapidilo en pacientes con hipertensión y función renal normal sometidos a cirugía de bypass cardiopulmonar.

Los efectos del urapidilo sobre la oxigenación arterial no están claros. Del mismo modo, la evidencia reciente, aunque limitada, contradice los datos anteriores que respaldan la falta de efecto sobre la presión intracraneal.

Urapidilo mejoró las características ecocardiográficas de la estructura ventricular izquierda en pequeños ensayos no comparativos en pacientes con hipertensión de leve a moderada. Sin embargo, en 1 ensayo adicional, el urapidilo no redujo el grosor de la pared posterior del ventrículo izquierdo, mientras que este efecto se observó después de la metildopa.

El urapidilo puede tener mayores efectos sobre la fibrinólisis que el atenolol, como se demostró en 1 ensayo.

Descripción general de las propiedades farmacocinéticas

Los parámetros farmacocinéticos de urapidilo son similares tras la administración oral e intravenosa. La concentración plasmática máxima (Cmax) y el área bajo la curva de concentración plasmática-tiempo (AUC) son linealmente proporcionales a la dosis.

Después de una dosis única de urapidilo oral (15 a 60 mg), la Cmax (0,14 a 0,65 mg/L) se alcanza en 0,5 a 6 horas (tmax), como se muestra en voluntarios jóvenes y sanos. La biodisponibilidad absoluta de urapidilo oral de liberación controlada en relación con la formulación intravenosa es del 72%. El volumen de distribución aparente (Vd) del urapidilo intravenoso es de 0,59 a 0,77 L/kg y del 75 al 80% del fármaco se une a las proteínas plasmáticas. Urapidilo atraviesa la barrera hematoencefálica: en 6 pacientes con barreras hematoencefálicas intactas, la concentración máxima en el líquido cefalorraquídeo (0,023 a 0).175 mg / L) se alcanzó en 0,5 a 3 horas.

Una gran proporción de la dosis de urapidilo se elimina por vía renal (50 a 70%); del 10 al 15% de la dosis se excreta como fármaco inalterado y el resto como 1 metabolito inactivo principal (urapidilo aril-p-hidroxilado) y 2 metabolitos activos menores (urapidilo O-desmetilado y uracilo-N-desmetilado). El aclaramiento corporal total del urapidilo intravenoso es de 0,11 a 0,23 L / kg / h y la semivida de eliminación (t½) del urapidilo oral e intravenoso varía de 2 a 4,8 horas.

En la mayoría de los estudios de dosis única, los parámetros farmacocinéticos de urapidilo no se modificaron en general en pacientes con diversos grados de insuficiencia renal. Sin embargo, la t½ de urapidilo oral de dosis única fue más larga en pacientes sometidos a diálisis. Además, el aclaramiento de urapidilo intravenoso de dosis única se redujo ligeramente en 1 estudio de pacientes con insuficiencia renal moderada o grave en comparación con voluntarios sanos y pacientes hipertensos con función renal normal.

La t½ de urapidilo aumenta varias veces en pacientes con insuficiencia hepática grave (hasta aproximadamente 15 horas) después de una dosis única y en pacientes de edad avanzada aproximadamente 2 veces después de una dosis única intravenosa u oral.

Urapidilo no parece influir en la velocidad o el grado de absorción de digoxina. La administración concomitante de cimetidina con urapidilo aumenta el AUC de urapidilo, aumenta la cantidad de urapidilo inalterado recuperado en la orina y disminuye la excreción urinaria del metabolito principal. Sin embargo, la cantidad total de compuestos relacionados con medicamentos en la orina no se altera.

Eficacia terapéutica

Terapia oral. Como se ha demostrado en estudios a corto plazo (de 6 a 26 semanas), urapidilo (de 30 a 180 mg/día) reduce la presión arterial diastólica y sistólica en pacientes con hipertensión esencial o secundaria de leve a moderada y con o sin factores de riesgo cardiovascular concomitantes, como hiperlipidemia o diabetes mellitus tipo 2.

La eficacia antihipertensiva de urapidilo fue similar a la de nitrendipino (20 mg / día) en pacientes sin factores de riesgo concomitantes. Sin embargo, las comparaciones con hidroclorotiazida (≤50 mg/día) en este tipo de pacientes no fueron consistentes: urapidilo tuvo una eficacia similar o, en un ensayo más grande, menor que hidroclorotiazida. La frecuencia cardíaca no se alteró significativamente por ningún agente.

La combinación de urapidilo (30 a 120 mg/día) con nifedipino (40 mg/día) o hidroclorotiazida (25 mg/día) durante 4 a 12 semanas disminuyó de manera efectiva la presión arterial diastólica y sistólica en pacientes con hipertensión esencial de leve a moderada y sin factores de riesgo concomitantes que no respondieron a la monoterapia con los fármacos anteriores. En el estudio más grande, urapidilo más nifedipino fue similar en eficacia a metoprolol más nifedipino. Sin embargo, en el subgrupo de pacientes de edad avanzada (>60 años) la reducción de la presión arterial diastólica y sistólica fue mayor después de urapidilo que metoprolol.

Terapia intravenosa. Urapidilo disminuye la presión arterial sistólica y diastólica en pacientes con crisis hipertensivas. Reducciones medias de la presión arterial con urapidilo (12.5 a 75 mg) fueron al menos tan buenos como los que recibieron enalaprilato intravenoso (5 mg), cápsulas sublinguales de nifedipino o aerosol (10 mg), nitroglicerina sublingual (trinitrato de glicerilo) y nitroprusiato sódico intravenoso (≤3 µg/kg/min). El porcentaje de pacientes que respondieron al urapidilo fue mayor que el de los grupos de enalaprilato o nifedipino y similar al del grupo de nitroprusiato sódico. Sin embargo, la presión arterial aumentó en 4 horas en más receptores de nitroprusiato sódico que de urapidilo. Además, se logró un control de la presión arterial más rápido después de urapidilo que después de nifedipino o nitroglicerina.

En un número limitado de estudios, el urapidilo disminuyó la presión arterial media y diastólica en mujeres con preeclampsia o hipertensión grave durante el embarazo, y fue similar en eficacia a la dihidralazina intravenosa.

De manera similar, la presión arterial sistólica y diastólica se redujo con urapidilo en pacientes con hipertensión perioperatoria o postoperatoria durante la cirugía de revascularización coronaria. La eficacia antihipertensiva del urapidilo fue mejor que la de la ketanserina intravenosa según un gran ensayo bien diseñado y similar a la del nitroprusiato sódico intravenoso. Además, el fracaso del tratamiento se produjo con menos frecuencia en los receptores de urapidilo que en los pacientes que recibieron nitroprusiato de sodio y en un grado similar o menor que en los receptores de ketanserina.

En un único estudio pequeño, el urapidilo disminuyó la presión sanguínea sistólica y diastólica antes del pinzamiento de la aorta abdominal y previno un aumento durante el pinzamiento en un grado similar al dinitrato de isosorbida en pacientes sometidos a cirugía de la aorta abdominal.

Tolerabilidad

La mayoría de los acontecimientos adversos que ocurren durante el tratamiento con urapidilo son leves y transitorios, y por lo general desaparecen después del tratamiento a largo plazo. Los acontecimientos más frecuentes notificados durante el tratamiento oral o intravenoso son mareos, náuseas y dolor de cabeza. Los efectos adversos asociados con urapidilo intravenoso se deben generalmente a una disminución demasiado rápida de la presión arterial.

En estudios a corto plazo (hasta 12 semanas), la incidencia de acontecimientos adversos después de urapidilo oral (30 a 180 mg/día) fue similar a la de prazosina, metoprolol, atenolol e hidroclorotiazida por vía oral y menor que la de nifedipino y clonidina. Sin embargo, el urapidilo no parecía ser tan bien tolerado como el captopril. La interrupción del tratamiento debido a acontecimientos adversos se produjo en un mayor número de receptores de urapidilo que de nitrendipino.

La incidencia de acontecimientos adversos con urapidilo intravenoso fue similar a la del nitroprusiato sódico intravenoso. Sin embargo, la hipotensión se produjo con más frecuencia en el nitroprusiato sódico que en los receptores de urapidilo. En contraste, la hipotensión fue más común después del urapidilo que después de la ketanserina intravenosa.

Los primeros estudios de combinación de urapidilo con β-bloqueantes y diuréticos tiazídicos y un estudio más reciente en el que se combinó urapidilo con nifedipino no pusieron de manifiesto ningún acontecimiento adverso nuevo en comparación con la monoterapia con urapidilo. La incidencia de acontecimientos adversos con la terapia de combinación con urapidilo más nifedipino fue similar a la de metoprolol más nifedipino.

El urapidilo intravenoso en mujeres con preeclampsia o hipertensión grave durante el embarazo no se asoció con ningún efecto adverso aparente en el feto.

En general, urapidilo no influyó negativamente en los parámetros de laboratorio. Sin embargo, en un pequeño número de estudios iniciales se han observado cambios en los niveles séricos de electrolitos, ácido úrico, colesterol, enzimas hepáticas y creatincinasa y en el recuento de eosinófilos, sin efectos clínicos significativos. La combinación de urapidilo con diuréticos tiazídicos puede alterar algunos valores de laboratorio.

Dosis y administración

urapidilo intravenoso está indicado para el manejo de crisis hipertensivas, hipertensión severa o resistente al tratamiento e hipertensión perioperatoria o postoperatoria.

La dosis inicial para crisis hipertensivas o hipertensión grave o resistente al tratamiento es de 10 a 50 mg en bolo. Se puede administrar una segunda dosis de 50 mg si no se observa efecto en 5 minutos. Alternativamente, se puede administrar una perfusión continua de urapidilo a una velocidad inicial de 2 mg / min y una perfusión de mantenimiento de 9 mg / h.

Para controlar la hipertensión perioperatoria o postoperatoria, se puede repetir una dosis en bolo inicial de 25 mg después de 2 minutos y aumentarla a 50 mg después de otros 2 minutos si no hay respuesta. La perfusión de mantenimiento se inicia con 6 mg durante 1 a 2 minutos, pero luego se puede reducir en función de la respuesta. La administración intravenosa no debe exceder los 7 días.

El urapidilo oral está indicado para el tratamiento de la hipertensión esencial leve a moderada. La dosis inicial es de 30 a 60 mg dos veces al día con las comidas y la dosis de mantenimiento oscila entre 30 y 90 mg dos veces al día.

Se deben reducir las dosis en pacientes de edad avanzada y en pacientes con insuficiencia hepática o renal grave. Sin embargo, no se proporcionaron las pautas posológicas recomendadas en estos grupos de pacientes.

Las contraindicaciones de urapidilo incluyen sensibilidad a cualquiera de los componentes, estenosis del istmo aórtico o derivación arteriovenosa (excluida la derivación hemodinámica de diálisis no eficaz) y lactancia.

Urapidilo se debe prescribir durante el embarazo solo después de evaluar los beneficios frente a los riesgos del tratamiento.

Urapidilo puede afectar a la capacidad para conducir o manejar maquinaria y se recomienda precaución, especialmente en las primeras etapas del tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.